Letras, peripecias

cuentos, poesias, relatos, ideas

Month: October, 2013

Delipop

 

 

Miró la hora. Las 16.52. El tren había partido. En la estación, el hombre solitario que miraba hacia las casitas despintadas de Martin Mill. Sin escucharlo, el viento se apoderó de inmediato del lugar inhóspito. Corrían las hojas petrificadas por la plataforma horizontal. Volvió a mirar la hora. Las 16.53. Le quedaba una eternidad. El sol se puso detrás de los árboles pelados y ya titilaban los faroles de iodo. En el bolso, llevaba el Tintoretto falso para vender en Londres. Tenía las manos transparentes, cuerpo espigado, le temblaba el pulso. ¿Había comido? Como si estuviera viéndose él mismo, cayó desde el banco, los huesos repiquetaron como rotos. Quiso ver la hora. Pero era demasiado tarde. La boca se le había abierto de repente, y en un último respiro: –Adele, susurró.

Advertisements

Ocaso

 

 

Explotó el cielo

en el momento justo

cuando adelantábamos los relojes

la luz devolvió por el Oeste

entre los plátanos de Londres

y la glicina recostada

en el muro colorado

los pájaros, llegaban

de Noruega

trayendo migas

para los Magos

Calabazas Halloween

velitas enceradas

las noches se arrimaban

para alejar a nuestros muertos

las habitaciones

predilectas

desbaratadas de sombras

y de polvo

hacia afuera

quedaban

los murales victorianos

mientras hablaban las figuras

Poesía

Análisis espectral

Mecánicas

Arquitectura

Astronomía

¿Será por eso

que los petirrojos

equivocaron la luz de los faroles

por el sol

que se nos iba?

Walmer

 

 

el sol

se puso

detrás

de los acantilados

esmeralda

los pájaros en éxodo

se venían desde el horizonte

las señoras ejercitaban

por el camino de Walmer

el cielo vacío

entre los arbustitos de sedum

laurel marino

había olor a abandono

a desesperanza

preguntaron por el cuerpo

los navegantes

vencejos al ras del mar

resplandecían las cosas

así

se le iba el tiempo

 

Guadalupe

 

nació entre las flores

del jardín paraíso

tenía el pelo

largo como un río

hasta los pies

reía

los oyitos

le marcaban el ritmo

Libra

y los ojos

ávidos

la vi flotar en su cáscara de nuez

rosa purpurina

hacia su propia inocencia

las brujitas

le cantaban

disfrazadas de ella misma

para que se duerma

en el sueño

de caracoles

la recuerdo

entre las olas

del otro lado del mundo

allá va libre

lleva en las manos

los bichitos de luz

que la acunan

dejó escrito en la playa

con arena

y nos esperaba

feliz

allá la veo

en su nuez va

ella

que nació

entre las flores

westminster

 

Ballena

 

 

reflejo

inesperado

sobre Waterloo Bridge

lucecitas azules

hacia el Shard

van los banqueros

paraguas

entre los edificios nuevos

la ciudad

ballena por el Támesis

profundidades

lamparitas

los faroles Southbank

y cuando preguntás la hora

el taxi

que nos lleva

de regreso

al fondo del mar