Ocaso

by Leo Boix

 

 

Explotó el cielo

en el momento justo

cuando adelantábamos los relojes

la luz devolvió por el Oeste

entre los plátanos de Londres

y la glicina recostada

en el muro colorado

los pájaros, llegaban

de Noruega

trayendo migas

para los Magos

Calabazas Halloween

velitas enceradas

las noches se arrimaban

para alejar a nuestros muertos

las habitaciones

predilectas

desbaratadas de sombras

y de polvo

hacia afuera

quedaban

los murales victorianos

mientras hablaban las figuras

Poesía

Análisis espectral

Mecánicas

Arquitectura

Astronomía

¿Será por eso

que los petirrojos

equivocaron la luz de los faroles

por el sol

que se nos iba?