Sacerdotisa

by Leo Boix

Hacia el barco hundido y Costa Bonita
la virgen de los siete colores donde abuela
pone velas y ofrendas para pedir deseos
al mar Atlántico. Vamos con flores a la gruta
de piedras y caracoles, la escalera donde
los fieles dejan sus pies de bronce. Por la tarde
agua caliente, tortitas negras, el barquillero
de los chicos que andan con slips apretujados,
papá arma el mate, las sillas de plástico
caminan solas, se va deshaciendo el puerto.
Las olas se tragan la oscuridad de los 70
y la arena topless de mujeres con espejos.
A mamá la playa la transforma
en sacerdotisa de las rocas, va en trance
hasta la orilla pensando en el mar dentro,
en las últimas vacaciones y el faro

                                                       del fin del universo.