Letras, peripecias

cuentos, poesias, relatos, ideas

Month: November, 2013

Deal, Kent, engraved by W. Radclyffe published 1826 by Joseph Mallord William Turner 1775-1851

  Advertisements

Diálogo imperceptible

 

 

– ¿De dónde sacamos los restos?- pregunta la falconera

-De las orillas, de las tinieblas enraizadas, de los laterales– responde el actor secundario.

-Hacen falta guirnaldas, papeles de colores, hace falta la música.- repite el marinero.

(Nadie habla por un momento, se hace de noche, entran los bichos de luz)

-Ahí van como faroles, pero no están encendidos.- dice la falconera, que lleva un halcón en el brazo.

Cuelgan dos, tres guirnaldas. El efecto es impreciso. El marinero se desnuda.

-¿De dónde sacamos los restos?.- dice el actor secundario, vestido de Hombre Lobo

-De los jardines multicolores, de las sillas rotas, de la espera incierta…(nadie escucha)

El marinero atrapa los bichos de luz con la mano, se cuelga por la ventana, silba.

Suena de fondo una música tenue, imperceptible. Hay varios coleópteros fosforescentes. La falconera llora (de mentira)

-Hace falta más tiempo, espejismos, hace falta el silencio.- explica el actor.

Los personajes se visten, toman sus cosas, y abandonan la escena.

Pero el diálogo no ha terminado.

 

Shirley House

 

el fuego

chimenea

de la casa vieja

Neptuno

entre la hoguera

aquí existió

un hotel para marinos

muertes misteriosas

capitanes

en esta misma habitación

se enfrentaron

los piratas

antes de escapar en el Gloriana

de la sala

de madera

con postigos navieros

la landlady

que sirvió su última cena

a navegantes bandidos

que duermen

en el fondo del mar

los leños se queman

chispean las brazas

en la chimenea sucia

el mismo ruido

que escucharon

mientras planeaban

el contrabando de tabaco húmedo

perlas

especies del Oriente

encajes de Brujas

robadas

entre estas paredes

escucho

el silencio que nos habla

porque se hizo

historia

en la imperfección del tiempo

Birdwatching

 

 

por la costa abierta

el mar que ha traído

los primeros arnoldos árticos

van cayendo del cielo

como luces fugaces

los Numenius se congregan en la lejanía

estas cosas

que vemos desde el refugio

lago y los patos negros

que advierten tanto invierno

el tiempo se les ha ido de repente

por el viejo sendero de Sandwich

los golfistas a los lejos

el césped tan lisito

que no quiere

devorarse la marea

pasan los estorninos, a los gritos

por la inmensidad que nos espera

y a hay

olor a madera quemada

a musgo congelado

a vino caliente en las botas del birdwatcher

a pescador muerto

a brote en suspenso

iglesia deshabitada

la playa se llenó

de monstruos

envenenados

entonces

escuchamos las alondras

suspendidas

allá arriba

que nos cantan

será por eso

que el sol

nos dejó

así

precipitadamente?