Hipocampo

by Leo Boix

De la casa a la orilla
borde de la piel eléctrica
y pies de piedra pomes
el trecho marca, el desorden
la multiplicación del llamado
“Estás ahí pero no te veo”
Entonces, los fantasmas
apariciones o la puerta
que mira a la ensenada
nos come el viento
del otro lado del mar, los caballos
tragan vitaminas de colores
te miden lo tóxico, la sangre
es un flujo envenenado
que lleva y trae, las sombras
desde todos los rincones
para decir esta palabra
es la última.