Archipiélago

by Leo Boix

 

Tenía siete años
cuando la maestra
desplegó el mapa
para que todos
viéramos
Las Malvinas argentinas
y yo tan pequeño
imaginé aquellos islotes
como animales
salvajes
como perros nadadores
ante esa inmensidad
entre todo el celeste
oceánico
tan chiquitas
las islas
perdidas
una guerra
que vimos
en familia
por la televisión Hitachi
de 22 pulgadas
a todo color
iluminando el comedor
y los sillones de caña
soldaditos de plomo
por el paisaje helado
caían las bombas
se hundían los barcos
nosotros jugábamos
a la batalla
inanimada
de los bandos
opuestos
bajo la sombra de los gomeros
sin flor
Las Malvinas argentinas
y cerca de casa
los vecinos
armaron
el muñeco
Dama de Hierro
de papel lo llenaron
paja seca
con zapatos viejos
tacos altos
y botones cosidos
en la cabeza
llevaba cartera
pezpunteada
atada a un palo
para que quedara así
tan imponente
pero igual
el fuego
terminó consumiendo
rápido
a la efigie
Thatcher
y bailamos los niños
haciendo ronda
mientras los soldados caían
por el camino a Puerto Stanley
destellos en el cielo
herido
la batalla
Pradera del ganso
el general que anunciaba
Estamos ganando
pero los muertos
se nos venían
encima
como desenterrando verguenza
y para cuando terminó
el engaño
la pantalla anunciaba
Argies
go home
nadie ganó
todos perdimos
y del Atlántico Sur
no volvieron
parece mentira
yo tenía siete años
y aún recuerdo
ese abril helado
chocolatines en caja
que enviamos
a las islas
para que el frío
no terminara
por congelar
esa desidia
del espanto