Microrrelato

by Leo Boix

 

 

La puerta de entrada estaba abierta. Las plantas regadas del patio, ellos hablaban sin saberlo.