In Memoriam

by Leo Boix

 

 

Sentada

frente a

la ventana abierta

hacia los otros balcones

el verano subtropical

las palomas

que entran

desconcertadas

a comer

las migas

en el living

atraídas por el descuido

de su memoria

que está yéndose

el barco en el Tigre

se arrulla

con el sol

de la tarde

sobre el río amarronado

los sauces, camalotes

que los ven pasar

y lo llevaba de la mano

por las callesitas

arboladas

de la ciudad

a La Vaca de Humahuaca

con la sonrisa

entre los labios

y el perfume a jazmines

feliz

Lo despidió en el aeropuerto

escondiendo

la tristeza de saber

que las caminatas

que los encuentros

y el amor, seguirían

más allá del océano

que los recuerdos

-sus recuerdos-

los guardaría el otro

como piedras preciosas

o diamantes

brillantes

para preservarlos

con el tiempo

La conocí

a lo lejos

cuando

ya

se le había escapado

el duende

por las rendijas

de la puerta entreabierta

por los dobleces

de sus vestidos de flores

y vi

en un destello

de sus ojos

el reflejo

de ella

misma

y sus historias

y cierta risa

y sus manos cálidas

y los juegos

de niños

las nanas

que ahora

quedaron

en el recuerdo

de los otros

Tuve un sueño

y las palomas

seguían comiendo

de sus manos

la ventana del balcón

abierta

de par en par

cantaba una canción vieja

de la infancia

ella sonreía

bajo el sol de la tarde

que

ahora

la acunaba